Volver al Inicio

EL DIARIO DE PANCHITA EN EL BOSQUE DE ORLEANS. TEMPORADA 2015

Fecha: 03/03/2015
 

 
 
  EO – ORLEANS - EO: "El final de la Aventura"

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Queridos amigos
Una vez más, por suerte, he concluido un nuevo periodo reproductor con éxito, en estos 5 años de mi corta existencia (y si no que se lo cuenten a mi difunto marido…)
 
 El 7 de septiembre, me encontré con la gente del FAPAS en la ría del Eo, manos a la obra,  en su intento por conseguir que el Estuario pierda su exclusividad, sembrándolo todo de modestas viviendas unifamiliares, que ellos llaman posaderos….  Con lo a gusto que estamos Virgilia y yo, solas,  en esta Ría…

Por lo demás, y a pesar de que todos los miembros de la familia viajamos por separado, Gilles Perrodin me ha mantenido puntualmente informada sobre la evolución de mis retoños.
 
Como es lo normal en los machos de nuestra especie, F9 ha seguido ocupándose (más le vale…), de la alimentación de los jóvenes hasta el mismo momento de su independencia, el 4 de septiembre.
 
Yo, mientras tanto, me he tomado el regreso con calma, después de abandonar el nido a finales de julio, por eso de recuperar fuerzas, después de una temporada de cría tan complicada.
 
Y ahora, por fin, llegan mis merecidas vacaciones
 
Hasta pronto Gilles, Rolf… y por supuesto F9
Nos vemos el año que viene en el Bosque de Orleans
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Y POR ÚLTIMO OTRA BUENA NOTICIA.
 
 
 
 
 
 
 
Este macho fue anillado por Rolf Wahl en el Bosque de Orleans, el 04/07/13
 
 
¿Reconocéis a 9F?, se trata de uno de los pollos de Panchita, nacido en el 2013 en el bosque de Orleans que ha sido fotografiado por AGOSTINHO GOMES el pasado 12 de octubre en CASTRO MARIM, al sur de Portugal.
 
El águila pescadora se extinguió como reproductora en PORTUGAL en 1997 (el último macho continuó regresando hasta el 2002, a su nido de la costa vicentina). Desde el 2011 se lleva a cabo un proyecto de reintroducción en el pantano de Alqueva, con supuesta nidificación en el 2015 en la parte española del embalse.

 
 
Rolf Wahl, y Doriana Pando (FAPAS), el día del anillamiento de 9F
 
Teniendo en cuenta que la mortalidad de las águilas pescadoras durante el primer año puede superar el 60%, y que sus patrones de migración son totalmente aleatorios, sin duda ha sido toda una suerte dar con el paradero de alguno de los descendientes de Panchita lejos del Bosque de Orleans, el lugar al que supuestamente volverán a reproducirse.
Los avistamientos de 9F tuvieron siempre lugar durante el paso migratorio (meses de septiembre y octubre), por lo que todavía no podemos saber, con total seguridad,  si este macho  es una de 14 pescadoras que utilizan el Algarve portugués como lugar de invernada, o simplemente 9F ha elegido Castro Marim para recuperar fuerzas, antes de emprender las últimas etapas del viaje rumbo a África.
En cualquier caso, gracias Agostinho por esta estupenda noticia

 
 

 
 
"Visitando a la nueva familia de Panchita"
 
Con unos 41-42 días de edad, según la fecha de eclosión de los huevos calculada por Gilles Perrodin, el pasado 17 de julio los 3 nuevos retoños de Panchita abandonaban por unos momentos la seguridad de su confortable nido para ser anillados por el especialista Rolf Wahl, con Gilles Perrodin como asistente.
 
 
 

 
 Según Rolf Wahl, puede ser un momento propicio para llevar a cabo el sexado y la toma de datos biométricos ( con esa edad, los jóvenes ya están completamente emplumados, aunque todavía son incapaces de volar,  debido a que sus rémiges primarias no están totalmente desarrolladas).
 
(En la fotografía, Rolf Wahl y Gilles Perrodin, anillando a uno de los hijos de Panchita).
 
Como novedad, comentaros que a la prohibición de poder instalar nuevos nidos artificiales en el bosque de Orleans, ahora se suma la negativa de la Administración a financiar los costes del Proyecto de seguimiento y marcaje de la población reproductora; señal evidente de que el Gobierno galo da por finalizado el Plan de Recuperación del águila pescadora en la Francia continental, con alrededor de unas 50-60 parejas reproductoras asentadas principalmente en el valle del Loira (la cifra es aproximativa, ya que el control y seguimiento de los nidos ubicados en fincas privadas suele ser prácticamente nulo, debido a la escasa colaboración de los propietarios).  

Estas medidas resultan incomprensibles, tanto desde un punto de vista conservacionista, como económico, si tenemos en cuenta los miles de euros que puede llevar parejo cualquier Proyecto de Reintroducción, comparado con la  inversión francesa realizada, y los grandes éxitos conseguidos.
 
 
Por suerte, Rolf Wahl no se ha dejado arrastrar por el desánimo, y ha buscado financiación entre sus amigos, tomando la iniciativa, un año más, de llevar a cabo el marcaje del mayor número posible de nidos.
 
 
   


 
 
 
 
 
 
 
Así que ya lo sabéis, queridos socios y colaboradores de FAPAS: una pequeña parte de vuestras aportaciones han servido para sufragar los 200 euros que la empresa de trabajos forestales GOUEFFON, ha cobrado por acceder al nido de Panchita, para llevar a cabo el marcaje de los pollos.

 
En la fotografía, el especialista Charles Dupuy, de la empresa GOUEFFON,  devolviendo los pollos de PANCHITA a su nido, en perfecto estado, después de ser anillados por Rolf Wahl.
 
Los habituales trabajos de seguimiento y marcaje, han sido llevados por Gilles Perrodin y Rolf Wahl, en sus respectivas parcelas, de forma voluntaria y desinteresada.
 
 
 
Parece que la recuperación del águila pescadora en Francia, choca una vez más con los intereses económicos de las empresas forestales, que ven en el asentamiento de nuevas parejas (normalmente una por año, hasta la fecha), un obstáculo en sus planes de explotación.
 
Postura compartida por el Gobierno francés que prefiere apostar por un aprovechamiento intensivo de sus montes públicos, incompatible con la adecuada gestión del águila pescadora; una especie que al menos en la época reproductora depende de la existencia de ambientes forestales tranquilos,  con viejos árboles capaces de  soportar sus pesados nidos.
 
Recordemos que al norte del río Loira se encuentra el mayor bosque público de toda Francia. Esta explotación forestal posee una extensión de 45.000 hectáreas (de pinos y robles, principalmente) que en su recorrido son atravesadas por el canal de Orleans, y multitud de pequeños estanques llenos de peces, convirtiéndolo en un verdadero paraíso para las águilas pescadoras.
 Por desgracia, desde el año 2008, el Estado no financia ni permite la colocación de nuevos nidos artificiales en el bosque de Orleans (ni siquiera la reparación de las viejas estructuras), una medida que sin duda frenará la total recuperación de la especie en Europa.
 
 
 
 El futuro del águila pescadora en Francia, dependerá (al igual que la población alemana), de la posibilidad de poder ocupar torretas de conducción eléctrica. En la actualidad, existen 7 parejas instaladas en este tipo de plataformas en toda Francia.
 
La misma compañía eléctrica es la que encarga de acondicionar la estructura para evitar electrocuciones, y en aquellos casos en los que los pollos son anillados, es el propio personal de mantenimiento el que se encarga de acceder al nido.
   


En la fotografía, uno de los 3 nidos en Torretas localizados en Sologne (región forestal francesa situada entre los ríos Loira y Cher, al norte de Orleans, con el 2% de su territorio ocupado por estanques).
 
 
 
 
 
 Como todos los años,  el Loira, a su paso por Saint Benoit,  ha sido el primero en darnos la bienvenida al territorio de las águilas pescadoras.
 
 
 Y esto es lo que se ve, desde el nuevo hogar de Panchita. Un nido natural, construido este mismo año por su nuevo compañero, F9, situado a unos 8 kilómetros de su antiguo lugar de nidificación.
 
 
 El manejo y toma de datos biométricos realizado durante el anillamiento, ha permitido calcular con bastante exactitud el sexo de los nuevos retoños de Panchita: 2 machos y 1 hembra (en el centro de la imagen).
 
 
 F9 es un viejo conocido de Gilles Perrodin y Rolf Wahl.  El actual compañero de Panchita fue anillado en el 2006 en su lugar de nacimiento, a unos 80 kilómetros en dirección norte. En la primavera del 2009 llegó al bosque de Orleans como intruso, y en el 2010 consiguió formar pareja con una hembra anillada también por Rolf Wahl, aunque la reproducción no tuvo éxito, debido a la intromisión de otra hembra sin anillar, más dominante. A partir del 2011 comenzó a criar en ese mismo nido con una hembra no anillada que podría ser la misma del 2010, y siguió haciéndolo hasta el 2014, siempre con éxito, sacando adelante a todos sus pollos. Por desgracia, su compañera habitual no regresó en el 2015, aunque eso le ha dado la oportunidad de intimar con la “bella Panchita”.
 
 
 
La reproducción de Panchita ha sido más complicada que en años anteriores, debido a la desaparición del macho sin anillar con el que se reprodujo entre los años 2012-2014. La estrategia seguida por la nueva pareja formada por Panchita y el macho F9, pone de manifiesto que el instinto de llevar a cabo una reproducción con éxito, resulta más poderoso que la tendencia innata  a volver al mismo nido, ya que el nuevo lugar elegido por la pareja para criar,  se encuentra a solo 1 kilómetro del antiguo nido de F9 y a unos 8 del ocupado por Panchita hasta el 2014. De hecho,  las razones de Panchita han tenido que ser muy poderosas, para obligar a F9 a construir una nueva plataforma en un tiempo record, ya que cuando ésta abandonó definitivamente su antiguo nido, la temporada de cría ya estaba muy avanzada.

 y por último....
 
 

De izquierda a derecha, Francis Couton, Roberto Hartasánchez, Gilles Perrodin y Rolf Wahl atentos a la evolución de la paella
 

Desde alerta pescadora queremos dar las gracias  a todos nuestros amigos franceses (Rolf Wahl, Gilles Perrodin, Francis Couton y Pierre Roger), por su hospitalidad, y los buenos momentos compartidos entorno a las águilas pescadoras. Pero muy  especialmente a Rolf, por “no tirar la toalla” en los momentos difíciles,  y abrirnos una vez más, las puertas de su casa; y por supuesto a Gilles, por los tremendos  madrugones y sus muchas horas de esfuerzo invertidas en seguir el particular "tour de Francia" de la incombustible Panchita.


Y después del anillamiento, a comprobar que todo sigue en orden en el nido de Panchita....

 
 
 
 
Los días trascurren según lo previsto en el bosque de Orleans, así que el 30 de julio dos de los jóvenes de Panchita  emprenden el vuelo, siendo inminente el despegue del tercero.
 
El peligro de incendio ha hecho que la circulación en coche a través de los caminos forestales quede totalmente prohibida, aunque  eso no ha impedido que Gilles siga enviándonos noticias de Panchita. El 1 de agosto, según comentarios Rolf Wahl, todos los pollos de Panchita se han independizado,  aunque siguen acudiendo al nido para descansar o reclamar comida.

 
Fotografía tomada por Gilles Perrodin el 10/08/15 . El de la izquierda es el macho, y en el otro extremo aparecen 2 de los jóvenes

Mientras F9 sigue pescado para sus insaciables retoños, parece que Panchita se ha tomado unas merecidas vacaciones. Desde el 5 de agosto Gilles no tiene noticias suyas (recordemos que el año pasado abandonó la zona de reproducción el 29 de julio), así que lo más lógico es pensar que después de una temporada tan ajetreada como esta, nuestra amiga se encuentre ya descansando en algún lugar del Loira, antes de emprender el viaje definitivo a la ría del Eo.
 



 
 


 
 
 
 


Aunque en la mayoría de las aves de presa los pollos nacidos más tarde son devorados por sus hermanos mayores, o mueren por falta de alimento, las águilas pescadoras suelen sacar adelante a todos sus pollos.
El macho se encarga de capturar todo el pescado que entrega a la hembra para que alimente a los pollos. Cuando estos ya son grandes, los peces son depositados en el nido, y los jóvenes ya se alimentan solos.

   
   


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 


 
                                                                                          

 

 
 
 
llllllllllllllllllll"Un tercer polluelo se da a conocer"
  Hace unos días, en una de sus habituales visitas, Gilles comprobaba de primera mano, la presencia de 3 pequeñas cabecitas asomando del nido de Panchita. El macho acababa de llegar con un estupendo pescado, y minutos después la hembra se afanaba en dar de comer a los hambrientos polluelos; sin lugar a dudas, la mejor ocasión para poder averiguar el número de pollos que constituyen este año la familia de Panchita. - El águila pescadora pone normalmente 3 huevos (generalmente 2 en su primera puesta).
- Unos 12 días después de la ocupación del nido, se realiza la puesta del primer huevo, con un intervalo de 1-3 días con respecto a las siguientes puestas.
- Los huevos tienen forma ovalada, con fondo blanco, con manchas y puntos de color chocolate muy marcados. Sus medidas varían entre 50,4-69 x 40-50 mm.
- Al cabo de 35-38 días eclosionan los huevos de forma asincrónica, con la misma diferencia que fueron puestos.
- Al nacer, los polluelos ya presentan el antifaz típico de la especie. Su primer plumón es corto y espeso, pardusco por encima, y blanco cremoso en las partes inferiores. Entre los 10 y 14 días el color pasa a ser gris oscuro, y a las 4 semanas surgen las primeras plumas.
Panchita se reprodujo por primera vez en el 2013, a los 3 años de edad, sacando adelante 2 pollos.Al año siguiente, emparejada con el mismo macho, 2 hembras y 1 macho nacieron en el mismo nido y emprendieron la migración con éxito.Los nuevos retoños de Panchita, nacidos a partir del 6 de junio, probablemente sean los pollos más tardíos de todo el bosque de Orleans, por lo que todavía dependen enteramente de su madre para protegerse del mal tiempo, o la ola de calor que asola Europa en los primeros días de julio. Por suerte, parece que Panchita no se ha visto afectada por las altas temperaturas. En la última visita de Gilles Perrodin, estaba posada sobre el nido, de espaldas al sol, con las alas extendidas, protegiendo del fuerte calor a sus retoños; una buena señal de que todo va bien."PANCHITA, madre al menos de dos nuevos polluelos"
 
 
El manejo y toma de datos biométricos realizado durante el anillamiento, ha permitido calcular con bastante exactitud el sexo de los nuevos retoños de Panchita: 2 machos y 1 hembra (en el centro de la imagen).

Ayer 22 de junio, durante la ceba, Gilles conseguía distinguir simultáneamente dos cabecitas en el nido de Panchita,  lo que sin duda ya es una estupenda noticia, después de todos los contratiempos sufridos a principios de temporada que hacían presagiar un viaje en balde para nuestra querida amiga.
 
Los pollos son todavía muy pequeños, y el calor empeora enormemente la calidad de las imágenes, así que todavía es pronto para descartar la existencia de un tercero en la familia…
 
Seguimos estando en un periodo crítico para que la crianza de los polluelos llegue a buen término, aunque a medida que avanzan los días,  las posibilidades de supervivencia también aumentan. Debemos recordar que el nuevo nido de Panchita está sometido a frecuentes molestias, lo que obliga a la hembra a ausentarse continuamente,  en permanente estado de alarma.


 
 
 

 
 
" Nacen los nuevos pollos de PANCHITA"
 
“Esta mañana me acerqué al nido de PANCHITA sobre las 7:15 de la mañana. Ella estaba incubando, y el macho apareció sobre las 7:55 horas, posándose detrás de un grupo de árboles que lo hacían invisible desde mi punto de observación. Más tarde ha regresado sobre las 9:15 con un buen pez entre las garras. Panchita se ha incorporado, tragando dos o tres trozos de pescado. El macho se ha ido, y PANCHITA se ha colocado en el centro del nido antes de echar a volar… aunque ha regresado al instante, y ha vacilado en dar dos o tres cebas que finalmente se ha tragado. Por último,  se ha tumbado sin comer o alimentar a nadie. Es evidente que al menos un pollito acababa de nacer, y que todavía no era capaz de comer… por lo que PANCHITA ha decidido reservar el pescado para comenzar a alimentarlo más tarde” (Gilles Perrodin)

 



 
 
 
 
" Continúa la incubación en el nido de PANCHITA". 
 
  
  G. Perrodin
Fotografía de PANCHITA aportando una rama al nido, antes de reemplazar al macho en las tareas de incubación (27/05/2015)

Las últimas noticias son del 30 de mayo, y todo indica que el periodo de incubación prosigue con normalidad, a pesar de las múltiples molestias de origen humano a las que se ve sometido el nuevo nido de Panchita.
Según nos comenta Rolf Wahl, parece que la nueva pareja ha hecho una mala elección en cuanto a la ubicación de su recién estrenado hogar, ya que está situado en el cruce de dos caminos forestales, frecuentado varias veces al día por excursionistas, paseantes a caballo, o en bicicleta.
No cabe duda de que los momentos más críticos durante el periodo reproductor son la incubación de los huevos, y los 37 días siguientes, cuando los pollos ya han nacido, aunque el grado de molestias que las águilas pescadoras pueden llegar a soportar durante la estación reproductora va a depender siempre de la actitud que mostremos frente a ellas:  nuestras queridas amigas siempre observan a los humanos e intentan adivinar sus intenciones, valorando si pueden llegar a ser un daño potencial.
En el bosque de Orleans mucha gente pasea con sus perros, monta a caballo o hace footing en la proximidad de los nidos, ignorándose entre ellos. En cambio, curiosamente, los mayores problemas son causados por algunos fotógrafos y observadores de aves que en su afán por acercarse lo más posible,  pueden llegar a intimidarlas, haciendo que abandonen la puesta o el cuidado de los pollos durante largos periodos de tiempo.
No obstante, esta no es la única pareja que elige mal el emplazamiento de su nido. Existen otras pescadoras anidando cerca de caminos más o menos frecuentados con reproducciones exitosas.
 
EL NUEVO COMPAÑERO DE PANCHITA ES UN MACHO CON EXPERIENCIA
 
  G. Perrodin
Por fin conocemos la identidad de la nueva pareja de PANCHITA. Se trata del macho F9, nacido el 2006 en el bosque de Orleans, y que ha ocupado el mismo nido del 2010 al 2014
R. Wahl
El macho F9 fotografiado en el 2012 en su antiguo nido

F9 y PANCHITA han perdido este año a sus compañeros habituales, por lo que se han visto obligados a buscar una nueva pareja, abandonando incluso sus antiguos nidos para conseguirlo.
Aún así,  siempre que  las molestias no duren demasiado, la reproducción de Panchita debería ser un  éxito,  teniendo un macho tan experimentado como compañero.



   
" Se Busca a PANCHITA". 
 
Esta temporada de cría está resultando de lo más complicada para la audaz y experimentada Panchita (y de rebote para nuestro informador, el paciente Gilles Perrodin), ya que a pesar de haber sido la primera pescadora en arribar al bosque de Orleans después de la invernada, ya estamos en mayo, fecha límite para que la supervivencia de los pollos sea viable, y mientras que la mayoría de sus compañeras se encuentran inmersas en la incubación de los huevos, hasta hace bien poco Panchita seguía llevando una vida errática, apareciendo de vez en cuando por su antiguo nido, sola o acompañada del tímido macho identificado por la anilla de color naranja que lleva en su PATA IZQUIERDA (recordemos que el compañero de PANCHITA en años anteriores estaba sin anillar).

 
PANCHITA INTIMANDO CON UN JOVEN MACHO EN SU ANTIGUO NIDO
 
 
 
 
 
 ¿DÓNDE ESTARÁ PANCHITA ..........
La triste desaparición de su compañero habitual, el macho sin anillar con el que fue vista desde el primer año en el Bosque de Orleans, sembraba de incertidumbres la temporada 2015.
Por un lado, el emparejamiento con un nuevo macho en su antiguo nido no acababa de cuajar….  y si la pareja terminaba consolidándose, no sería esta misma primavera cuando empezase a dar sus frutos.
 
  G. Perrodin
 
Supuesto compañero de Panchita, alimentándose cerca del nido

La actitud del macho podía interpretarse como un comportamiento normal en una pescadora que todavía no es del todo madura para llegar a reproducirse, pero aún así, las prolongadas ausencias de Panchita seguían siendo una incógnita.  ¿Se habría instalado ya en otro nido, o por el contrario,  proseguiría la búsqueda de un compañero más aceptable,  aunque sin abandonar (por si acaso…), su antiguo nido, y por supuesto a su nuevo ocupante?

 
 G. Perrodin
 
Para terminar de complicar las cosas, el pasado 2 de mayo la hembra de la fotografía (muy parecida a Panchita),  era vista otra vez en compañía del macho,  consumando alguna que otra cópula, aunque las malas condiciones meteorológicas, y las enormes precauciones tomadas por Gilles Perrodin para evitar cualquier tipo de interferencia que incidiesen negativamente en el asentamiento de la pareja, dificultaban enormemente la perfecta identificación los ejemplares.
  G. Perrodin
 
Otra fotografía de la "doble de PANCHITA", fácil de confundir con ella por su oscuro y marcado plastrón,  si no fuese porque esta hembra no está anillada.
 
Aunque Rolf Wahl y Francis Couton recomendaba tener paciencia, a medida que pasaban los días, cada vez se hacía menos probable que este año pudiésemos añadir un nuevo éxito a la historia reproductiva de Panchita, conformándonos, finalmente,  con poder descubrir donde se habría metido nuestra querida amiga…. en paradero desconocido desde algo más de una semana.

Hasta que por fín el 5 de mayo.....


 
 
Por fin, las infructuosas pesquisas de Gilles Perrodin dieron sus frutos…  

En una de sus habituales salidas al campo, un encuentro casual con Alain Tihlos puso a Gilles al corriente de la existencia de un nuevo nido ocupado,  en el bosque de Orleans. ¿Sería PANCHITA uno de sus inquilinos?
 
La respuesta de Gilles no se hizo esperar. Gracias a las indicaciones de Alain Tihlos, con algo de paciencia, y si las condiciones meteorológicas no eran demasiado desfavorables, esa misma tarde podríamos salir de dudas…
 
 

  G. Perrodin
 
Después de localizar el nido, lo más importante era encontrar un buen punto de observación;  lo suficientemente alejado para no molestar a las águilas pescadoras, pero que a la vez permitiese identificar a sus ocupantes. Vamos, una tarea nada sencilla....
                                             
  G. Perrodin
 
En las primeras fotografías de la hembra en vuelo, puede distinguirse perfectamente una anilla de color amarillo en su pata derecha, lo que hace suponer con una alta probabilidad que quizás sea Panchita (cabe la posibilidad de que después de todos los fracasos sufridos a principios de temporada, quizás haya venido a emparejarse con otro macho sobre este nido).
  G. Perrodin
 
Si esta es PANCHITA...teniendo en cuenta que también ha seguido frecuentando su antiguo nido, no debe de hacer mucho tiempo que ha tenido lugar la puesta de los huevos.
En la fotografía, la hembra es el ejemplar de la izquierda, y el macho el que está incubando.

Y ya definitivamente fue el día 7 de mayo, cuando por fin Gilles Perrodin pudo confirmar sus sospechas sin ningún tipo de duda…
 
 
  G. Perrodin
 
 
“La hembra estaba incubando cuando yo llegué, pero el macho apareció poco después para remplazarla. A continuación, la hembra ha cambiado de posadero varias veces, haciéndose visible durante breves momentos. Además ha regresado dos veces al nido, pero el macho no se ha levantado. No ha sido hasta las 10 de la mañana cuando éste ha emprendido el vuelo, y Panchita le ha reemplazado.
Fue entonces, cuando pude leer perfectamente su anilla con el telescopio, aunque solo por un instante (el 2 quedaba tapado por sus plumas, pero podía distinguirse en otras fotografías). Justo después se ha puesto a incubar, y el macho se ha posado en un roble, parcialmente oculto por las ramas. He podido ver la parte baja de su pata izquierda donde lleva una anilla de metal, y en el momento que  levantó el vuelo, comprobé que también llevaba una anilla de color naranja en su pata derecha, pero sin suficiente tiempo como para leer los dígitos. La anilla de metal es ancha, y aparentemente no lleva solapa,  lo que sugiere largos periodos de incubación, lo que nos lleva a pensar que no se trata de un macho joven…

 
 
PRIMERAS IMAGENES DE PANCHITA INCUBANDO LOS  HUEVOS EN SU NUEVO HOGAR
 

   
" PANCHITA vuelve a dar señales de Vida".
 
Después de haber sido expulsados del nido de Ravoir, las vidas del macho 8R y de PANCHITA han transcurrido por caminos muy diferentes. 8R no ha tenido más escarceos amorosos con otras hembras, y se ha entregado en cuerpo y alma a los quehaceres de la reproducción con su antigua compañera.  Y desde luego que no han  perdido el tiempo, porque ya hace 10 días que han niciado la puesta e incubación de los huevos.
 
Mientras tanto la aventurera Panchita se ha dedicado a vagabundear de aquí para allá, en busca de algún posible pretendiente (soltero o viudo). Y es que hay que ponerse en lo peor, porque aunque su habitual pareja suele ser de los últimos en llegar,  cuanto más tiempo pasa, más probabilidades existen de que le haya ocurrido algún percance durante el viaje de regreso o la invernada.

Panchita ha estado ausente desde el día 20 de marzo hasta el 8 de abril: 18 días desde la última observación en las proximidades de su antiguo nido. Y la verdad es que su desaparición ya estaba empezando a preocuparnos, porque aunque no temíamos por su vida, las infructuosas pesquisas de Gilles Perrodin, hacían pensar que quizás Panchita estuviese frecuentando alguno de los nidos existentes en fincas particulares, inaccesibles al control de nuestros amigos, y por supuesto al anillamiento de los pollos.
 
 
Panchita alimentándose en su posadero preferido, fotografiada por Gilles Perrodin el 17 de marzo
 
Las primeras noticias esperanzadoras no llegaron hasta después de Semana Santa.  El día 7 de abril, entre las 8 y las 10 de la mañana, Gilles sorprendía a una hembra piando, posada en el nido de Panchita, mientras un joven macho trataba de cortejarla. A lo largo de la observación, Gilles pudo comprobar que no se trataba del mismo del año pasado, ya que tenía una anilla de color naranja en su pata derecha, y el antiguo compañero de Panchita no estaba anillado. La hembra estaba tumbada en el nido, así que era imposible verle las patas, pero como su cabeza era bastante oscura Gilles albergaba la esperanza de que pudiese ser Panchita.

Esa misma tarde regresó para comprobarlo, descubriendo que la hembra llevaba una anilla de color naranja en su pata izquierda, y por lo tanto no era PANCHITA. El mismo macho apareció poco después con un pescado, y la hembra comenzó a comerlo en el nido. En fin, falsa alarma; habría que seguir buscando, y conseguir unas mejores condiciones de luz para poder leer sus anillas.
 
Los nuevos inquilinos el nido de PANCHITA, fotografiados por  Perrodin el 7 de abril
 
Y por fin, el 8 de abril, a las 7:20 de la mañana, Panchita hacía posesión de su antiguo nido,  bajo la atenta mirada de Gilles Perrodin, que veía como se posaba en su rama favorita, dejando entrever el color amarillo de su anilla. Aunque no fue después de un segundo intento, cuando pudo comprobar que de veras se trataba de Panchita.
 
“Me puse a esperar, hasta que Panchita regresó casi al mismo tiempo que el joven macho de ayer, y se puso a piar a su lado. Él ha intentado acoplarse varias veces, pero ella lo ha rechazado. Entonces el macho se ha ido, y Panchita ha vuelto a su posadero favorito. Fue en ese momento cuando pude ver perfectamente su anilla, aunque las condiciones de luz no eran nada buenas para hacer fotos, o poder leer sus dígitos”.
 
Parece que Panchita se ha hecho con su antiguo nido, y ha expulsado a la otra hembra.
Esperemos que este sea su destino definitivo, y que consiga reproducirse con este joven macho, si su compañero no regresa…
Las ofrendas de pescado son un buen augurio; si los acoplamientos tienen éxito, y PANCHITA sigue siendo receptiva sexualmente a estas alturas de la temporada, Rolf Wahl calcula que sus nuevos retoños estarán listos para ser anillados entre el 10 y el 15 de julio.


 
   "Los Romances de PANCHITA".
 
A la espera de que sus respectivas parejas regresen sanas y salvas, la cosa es aprovechar cualquier oportunidad que la naturaleza les brinde para dejar tu impronta  genética en la próxima generación. Tenemos que recordar que si Panchita es precisamente la más madrugadora de todas las pescadoras de Orleans, el macho suele ser uno de los ejemplares más tardíos, y no hará su aparición hasta dentro de una semana si el pronóstico del año pasado se cumple.
 
 G.Perrodin
En la fotografía aparece PANCHITA acompañada de su nuevo pretendiente, el macho 8R, en el mítico nido del embalse de Ravoir
 
El día 5 marzo,  una semana después de su llegada, PANCHITA era vista a unos 5 kilómetros del embalse de Ravoir, acompañada del macho 8R en el nido de éste, y aunque en un principio parecía que ella no estaba muy por la labor… acabo sucumbiendo a sus encantos.
 La nueva “pareja de tortolitos” siguió frecuentando la zona de Ravoir, compartiendo pescado, baño y alguna que otra cópula….
 
Fotografía de Gilles Perrodin
 Panchita soportando el peso del amor....
 
 
Hasta que el día 8 de marzo regresa 8V...... la pareja oficial del pretendiente de PANCHITA.
     
                                                    
 
Inmediatamente 8V hace posesión de su nido, y 8R (como haría cualquier marido en su lugar…) intenta atender satisfactoriamente a las dos hembras sin hacer mucho el ridículo… alternando su presencia entre el nido de 8V, y  la zona de Ravoir que es la que ocupa Panchita.
 
 G. Perrodin
Contra pronóstico, o no… según con los ojos con los que se mire, 8R cada vez pasa más tiempo con la joven y bella Panchita, desatendiendo aparentemente sus obligaciones maritales con 8V.
 
¿Qué pasará cuando retornen los verdaderos ocupantes del nido de Ravoir? ¿Superará el romance de Panchita el inminente desahucio?

Cumpliendo con todos los pronósticos, y para gran alegría de Gilles Perrodin, 02 y 8Z (la pareja oficial de Ravoir) hacían su aparición, casi a la vez,  la mañana del 14 de marzo. Y es que ya, en la primera observación, pudo comprobar cómo se acoplaban varias veces, ocupando sus posaderos favoritos, como si nunca hubiesen estado separados.

PANCHITA y 8R deben haberse ido la tarde anterior, o esa misma mañana, juntos o por separado… aunque no han sido vistos en sus respectivos nidos.

Al cabo de unos días, después de ser expulsados de Ravoir, Panchita y 8R han regresado cada uno a su nido. La mañana del 17, Panchita era observada por Gilles Perrodin comiendo en un pino, cerca de su nido, aparentemente todavía sola, y 8R ha vuelto con 8V.

                                                 
 
Lo dicho… que los hábitos amatorios de las águilas pescadoras no son muy diferentes a los de los humanos.
 
Pero que no cunda el pánico entre los admiradores de Panchita, porque esto acaba de empezar…
Nuestra amiga vuelve a estar sola, aunque ya ha regresado a su antiguo barrio, y además, su habitual pareja no puede tardar ya mucho más en llegar (el año pasado fue visto por primera vez en el bosque de Orleans el 27 de marzo). Y es que, entre las pescadoras, las cópulas se van sucediendo durante la época de celo, que puede durar hasta 45 días, registrándose una media de 288 cópulas por pareja y estación reproductora (Mougeot et. Al., 2002), con un éxito medio de 167 en la isla de Córcega.
 
 

 

 
 
 "PANCHITA aterriza en el Bosque de Orleans"
 
                            
 
Un año más, aprovechando un receso en el temporal de olas, viento y nieve que asoló el Cantábrico durante el mes de febrero, PANCHITA  puso rumbo a Francia, adelantándose a todas sus vecinas del Bosque de Orleans, en la fecha de llegada.

Fotografía de G. Perrodin
 
Alguna ventaja tiene que tener pasar los inviernos tan cerca de casa…
 
 
 
Recordemos que Panchita forma parte de la población reproductora más meridional del norte de Europa, y que esta hembra pasa sus inviernos en la ría del Eo; a tan solo unos 900 kilómetros de su nido.
Si a eso añadimos que una pescadora en perfectas condiciones físicas, y con algo de viento en la dirección correcta  puede volar entre 250 y 500 kilómetros al día, nuestra intrépida amiga solo necesita uno o dos días de buen tiempo para regresar a su nido en el Bosque de Orleans.

 
 G. Perrodin
Este año ha sido Alain Bonete, un asiduo visitante del observatorio de Ravoir, el primer ornitólogo en dar la voz de alarma. La primera observación tuvo lugar el 27 de febrero, después de las 14:30 horas, momento en el que PANCHITA hacía su esperada aparición en las inmediaciones del Estanque, con un trozo de pescado entre las garras. En un principio, su intención era degustar las delicias de la sofisticada “cocina francesa”,  disfrutando de las exclusivas vistas del nido de Ravoir, pero esta visto que las pesadas cornejas ya no respetan ni los Resort de lujo… así que, sintiéndolo mucho, acabo levantando el vuelo, poniendo rumbo en dirección a su antiguo barrio.
  G. Perrodin
Allí fue localizada nuevamente por Gilles Perrodin y Alain Bonete, mientras comía los restos del pescado, posada en una rama.
A pesar de la gran distancia, las condiciones de luz no eran del todo malas, así que con ayuda del telescopio,  y ampliando las fotografías,  pudieron llegar a indentificar el código de la anilla.

Al igual que hizo el año pasado por estas fechas, PANCHITA utiliza la zona del estanque de Ravoir con mayor asiduidad que su propio nido.
 
 

 
 
 
Las imágenes de Gilles Perrodin muestran a PANCHITA en unas condiciones físicas excelentes para afrontar una nueva temporada de cría con éxito.
Su plumaje está en perfecto estado, así que todo indica que Panchita ha podido completar satisfactoriamente  la muda, gracias a la tranquilidad y las buenas condiciones tróficas de la ría del Eo
durante estos 5 meses de invernada.
 
Fotografía de PANCHITA realizada el 1 de noviembre del 2014, comiendo en su posadero de la ría del Eo

La posibilidad de explotar los productivos estuarios de la costa cantábrica, más cercanos a las zonas de reproducción, y menos expuestos a la competencia que los territorios de invernada en África, debe incidir positivamente en el éxito reproductor de las poblaciones europeas.
 
En definitiva, un territorio que por sus características ambientales y situación geográfica puede ser un hábitat potencial de nidificación para el águila pescadora, si se adoptan medidas de conservación que favorezcan el asentamiento de ejemplares.






Ver otras noticias


Patrocinadores

PATAGONIA

Colaboradores

Ence
DCL Informática