Volver al Inicio

PANCHITA FINALIZA SUS VACACIONES EN LA RIA DEL EO, Y REGRESA A FRANCIA

Fecha: 23/02/2016
 


Un año más, Panchita vuelve a apostar por una migración primaveral de lo más precoz, mientras Virgilia, la otra hembra invernante,  sigue descansando en el Eo.
 
Sabemos que Panchita ha puesto rumbo al bosque de Orleans, entre el 17 y el 22 de febrero, después de más de 5 meses de cómoda estancia en la ría, aprovechando, probablemente,  las buenas condiciones meteorológicas del pasado fin de semana para viajar, producidas inmediatamente depués del último frente frío.
 
 
Ultima imagen de Panchita, fotografiada por FAPAS en la parte asturiana del estuario, a resguardo de los últimos temporales de viento, y el fuerte oleaje. Sin duda, una de las grandes ventajas de tener varios posaderos bien ubicados donde elegir, independientemente de la orilla del estuario en la que se encuentren.

Puestos en alerta nuestros amigos franceses, y después de varias visitas por sus lugares favoritos en el bosque de Orleans, el martes 23 de febrero, sobre las 14:45 horas, Gilles Perrodin daba la bienvenida a Panchita, en el embalse de Ravoir, mientras nuestra heroína disfrutaba de los placeres de la cocina francesa, en las proximidades del nido más emblemático de toda Francia.
 
 
 
Las condiciones de luz no eran muy buenas, pero en la fotografía de Francis Couton, puede verse perfectamente la anilla con los dígitos 82 que lleva en su pata derecha, mientras sujeta los restos de pescado con la izquierda.
 

Este es el nido ocupado finalmente por Panchita en el 2015 con su nueva pareja (F9), fotografiado por Gilles Perrodin el pasado 9 de febrero, después de resistir ráfagas de viento,  de hasta 90km/hora.  Por suerte, el árbol sigue en pie, y los trabajos forestales tampoco han afectado a ninguno de los grandes árboles del entorno, por lo que su reconstrucción no supondrá un gran problema, si Panchita decide volver a utilizarlo en el 2016.
 
 
 
O lo que es lo mismo… “El que fue a Sevilla perdió su silla”

Con este juego de palabras, Gilles Perrodin, el más fiel admirador de Panchita, resume magistralmente en este artículo, los avatares de las águilas pescadoras en cada estación reproductora.
 
 
La LPO, Liga para la Protección de las Aves, es una de las asociaciones para la protección de la naturaleza más importantes de Francia, y esta es su revista
 
A lo largo del artículo, Gilles nos relata cómo al comienzo de la temporada, cada zona de cría puede estar ocupada por varios individuos que van probando suerte en diferentes nidos, hasta que, entre finales de marzo y principios de abril,  la situación se estabiliza, con el regreso de todos los ejemplares supervivientes. Para Gilles,  la reocupación del mismo nido, va a depender de varios factores: fecha de llegada de cada miembro de la pareja, fallecimiento de uno de ellos durante el viaje, falta de madurez sexual de uno de los sustitutos, molestias en la zona…

Aunque las águilas pescadoras tienden a ocupar preferentemente los mismos nidos, el marcaje sucesivo con anillas de colores llevado a cabo por Rolf Wahl, durante más de 20 años, que permite la perfecta individualización de la mayoría de la población,  junto con el posterior seguimiento de los nidos ocupados, pone en evidencia el instinto territorial de las águilas pescadoras, y la fuerte atracción por los mismos lugares de nidificación;  verdadero artífice del éxito reproductor, más que la supuesta fidelidad de los cónyuges.
 
Panchita fotografiada por de Olivier Simon

La estación reproductora del 2015, más complicada para Panchita de lo que todos hubiésemos deseado, le sirve a Gilles Perrodin para ilustrar el abanico de posibilidades al que se enfrentan las águilas pescadoras durante la época de cría, en el caso de que uno de los miembros de la pareja desaparezca, o tarde en regresar. El año pasado, Panchita siguió defendiendo su antiguo nido de posibles intrusos femeninos, con frecuentes ausencias de su zona cría,  que se hicieron definitivas, al descubrir que su nuevo pretendiente se comportaba como un ejemplar inmaduro, incapaz de reproducirse. Por suerte, el 30 de abril, volvió a ser localizada a unos 7 km, en compañía del macho F9, con el que consiguió sacar adelante 3 pollos, a pesar de lo avanzado de la temporada de cría.

F9, el compañero definitivo de PANCHITA en la temporada 2015, fotografiado por G. Perrodin

El macho F9 fue anillado en el 2006 en su lugar de nacimiento, a unos 80 kilómetros en dirección norte. En la primavera del 2009 llegó al bosque de Orleans como intruso, y en el 2010 consiguió formar pareja con una hembra anillada también por Rolf Wahl, aunque la reproducción no tuvo éxito, debido a la intromisión de otra hembra sin anillar, más dominante. A partir del 2011 comenzó a criar en ese mismo nido con una hembra no anillada que podría ser la misma del 2010, y siguió haciéndolo hasta el 2014, siempre con éxito, sacando adelante a todos sus pollos. Por desgracia, su compañera habitual no regresó en el 2015, aunque eso supuso una nueva oportunidad para PANCHITA.
 
LAS AVENTURAS EXTRACONYUGALES DE PANCHITA.....
 
 
07/03/15.  Panchita y el macho 8R en el nido de Ravoir, fotografiados por G. Perrodin
 
El embalse de Ravoir ejerce una  atracción especial para las águilas pescadoras, desde el comienzo de la recolonización francesa. El año pasado, Panchita protagonizó  una aventura extraconyugal con el macho 8R en este nido histórico, que ni siquiera el regreso de la hembra 8V pudo romper (8V es la compañera oficial de 8R desde hace ahora 10 años). La llegada de 02 y 8Z, verdaderos propietarios del nido, puso fin al idilio. ¿Pero qué habría ocurrido si uno de los dos no hubiese regresado?
 
 
Ha pasado un año, vuelve a sonar la música en el bosque de Orleans… y comienzan nuevos bailes para PANCHITA
 
 23/02/2016. Panchita acompañada por un nuevo visitante, fotografiada por Philippe Coulon

Adjuntos:





Ver otras noticias


Patrocinadores

PATAGONIA

Colaboradores

Ence
DCL Informática