Volver al Inicio

EL DIARIO DE PANCHITA EN EL BOSQUE DE ORLEANS. AÑO 2016

Fecha: 28/02/2016
 
 
 
 
Panchita fotografiada el 4 de septiembre en uno de sus posaderos
 
A pesar de que este año de cría no ha sido especialmente bueno para las águilas pescadoras del norte de Europa,  aquí en la costa cantábrica no podemos quejarnos, ya que por primera vez, desde que FAPAS empezó a trabajar con esta especie, hemos tenido presencia de águilas pescadoras a lo largo de todo el año, al menos en aquellos estuarios dónde hemos centrado nuestros esfuerzos de conservación.

 
Unos 140 kilómetros en línea recta, separan las rías de Villaviciosa y Eo; dos de los estuarios mejor conservados de la Costa Cantábrica, en los que  FAPAS realiza los principales trabajos de seguimiento y mejora de hábitat para las águilas pescadoras.

 
 
 
Como bien saben nuestros colegas franceses, Gilles Perrodin y Rolf Wahl,  el seguimiento y marcaje de las águilas pescadoras, supone un gran esfuerzo, sobre todo en casos como el nuestro, en el que hay que capturar ejemplares adultos, capaces de volar, asentados temporalmente en territorios separados por más de 100 kilómetros  de distancia. Gracias al trabajo en equipo,  y grandes dosis de entusiasmo, FAPAS ha conseguido individualizar a estas dos águilas pescadoras, que quién sabe…. igual en un futuro no muy lejano, llegan a jugar un papel importante, en la historia de la recuperación de las águilas pescadoras cantábricas.  

Debemos pedir disculpas a Gilles Perrodin y a todos nuestros amigos franceses, porque a pesar de nuestro silencio, ellos han seguido informándonos puntualmente de los avances y tribulaciones de la familia de Panchita. El 12 de septiembre, Gilles Perrodin daba por finalizada la temporada 2016, con la independencia de la hija de Panchita,  esperando volver a ver a esta original pescadora,  y deseando, sin mucha convicción, que la primavera del 2017 sea menos ajetreada de lo que Panchita nos tiene acostumbrados desde el 2014.
 
Nosotros, desde aquí,  queremos mostrar nuestro agradecimiento a Gilles Perrodin, Rolf Wahl, Francis Couton y Pierre Roger, por su estupendo trabajo, y que mejor forma de hacerlo que continuar con la historia de Panchita donde la habíamos dejado….
 
 
Durante las cebas, los pollitos se hacen más visibles, momento en el que Gilles Perrodin y Francis Couton (a lo largo de horas de observación, y mediante sus equipos de digiscoping), han podido verificar que este año, Panchita ha conseguido sacar adelante un único pollo.

 
  


A pesar de las lluvias torrenciales, y la mala ubicación del nido, la joven pescadora goza de buena salud, y pelín de mal genio, pero  tendremos que esperar al día del anillamiento para conocer su sexo…
 
 
  


 
 
 
Puntuales a nuestra cita en el bosque de Orleans, un año más éramos  convocados por Rolf Wahl para conocer a la nueva familia de Panchita
 
 
  
Este año, al igual que en el 2015, FAPAS ha financiado la contratación de un especialista en realizar trabajos forestales, entrenado para  acceder al nido de Panchita, y llevar a cabo el manejo de los pollos

 
 
Otra peculiaridad de esta joven pescadora, es que ha tardado mucho en aprender a volar,  mostrándose más torpe y perezosa de lo que es habitual en los jóvenes de su especie… aunque como dice Rolf, cada uno lleva su ritmo, y evoluciona de forma diferente

 
 
Panchita es vista por última vez en la zona, el 10 de agosto. A partir de ese momento, iniciará lentamente la migración, en busca de sus merecidas vacaciones en la ría del Eo.

Pero si alguien se había creído que las excentricidades de la hija de Panchita se acababan aquí, desde luego que está muy equivocado…
 
Después del ansiado despegue, " la criaturita"  no vuelve a dar señales de vida, para angustia y desesperación de Gilles Perrodin, que como último recurso, decide poner el bosque “patas arriba” para encontrarla.
Hay que tener en cuenta que durante esta época del año, las MOLESTIAS PUNTUALES son irrelevantes, en esta fase de la reproducción, sobre todo si el objetivo es averiguar  que la joven pescadpra, desaparecida desde el 5 de agosto, se encuentra en perfectas condiciones, y a superado con éxito su tremendo miedo a volar.
 
 


 
Después de varios días siguiéndole la pista, por su insistente piar, Gilles la descubre en lo que será su nuevo hogar, hasta que decida independizarse
 
 
Este enorme pino se ha convertido en  su posadero favorito, y no volverá a ocupar el nido, ni siquiera para comer  
 
 
El machoF9: una buena elección de Panchita. (Fotografía de G. Perrodin)
 
F9 ha tenido un comportamiento ejemplar durante toda la reproducción, ya que ha continuado ejerciendo las labores de padre, a pesar de la conducta atípica de su hija.

Gilles Perrodin lleva haciendo el seguimiento de las águilas pescadoras en el bosque de Orleans desde el año 2005, y nunca había visto a un macho aportar el pescado  a una joven pescadora o a una hembra fuera del nido. Esta observación es sumamente interesante, teniendo en cuenta que el nido sigue estando disponible.
 
En el 2008, una fuerte tormenta, en pleno mes de agosto, destruyó uno de los nidos,  pocos días después de que los dos pollos emprendiesen el vuelo, y Gilles intentó, sin éxito, averiguar donde dejaba el macho los pescados para alimentarlos. Suponía que éste dejaba los peces en lo alto de la copa de un pino, pero a causa de la espesa vegetación, nunca llegó a  comprobarlo. Comenta que solo una vez, en Ravoir (también en el 2008),  pudo ver una ceba realizada por 02, al único pollo superviviente, en una rama de un  pino.
 
A pesar de que lo más sencillo habría sido dejarse proveer de pescado en el nido, como hacen todas las águilas pescadoras, la hija de Panchita (que encima nunca fue muy habilidosa), sique empeñada en comer haciendo equilibrios en su rama favorita. A juzgar por su buen aspecto físico, parece que ya va cogiendo práctica. Lo que no puede evitar, aunque le sobre el pescado, es seguir piando mientras come, al igual que hacen los pollitos de las águilas pescadoras…En fin, otra desconcertante manía de nuestra joven amiga.
 
 
Por fin reina el silencio en la parcela de Panchita, así que todo  apunta a que  la escandalosa AS  puede haberse independizado.
 
En el caso de que siga siendo alimentada por F9, los aportes de pescado tendrán lugar en el Loira, o en alguno de los estanques

 
RESUMEN DE LA TEMPORADA
 
 
 
"PANCHITA EN ORLEANS"
 
CAPÍTULO I    (Regreso a Ravoir)

CAPÍTULO 2    (En el nido del 2012-2014)

CAPÍTULO 3    (En el nido del 2015)

CAPÍTULO 4    (Las primeras cebas)

CAPITULO 5   (un solo pollo)

CAPÍTULO 6    (El anillamiento)

CAPÍTULO 7   (La independencia)

 
 

 
 


 
 
 
 
 
 
 
Las lluvias torrenciales acaecidas en Francia las últimas semanas, podrían haber tenido consecuencias nefastas para Panchita, y el resto de sus vecinas, haciendo temer por el futuro de muchos de los nidos del bosque de Orleans, en especial aquellos en los que los huevos estaban a punto de eclosionar, o con pollos recién nacidos por esas fechas. Pero sobre todo, aquellos nidos que por su ubicación, como el de Panchita, están sometidos al forzoso contacto con los humanos, y en los que una ausencia más prolongada de lo normal, con circunstancias meteorológicas tan adversas, podría ser catastrófica para las aves.
 
 
Para que un HUEVO se desarrolle normalmente, debe estar expuesto a temperaturas algo más bajas de 40ºC (la temperatura del cuerpo de las aves). Los embriones son menos sensibles al frio que al calor, y los progenitores pueden regular la temperatura de los huevos, en respuesta a los cambios ambientales, variando el tiempo y la intensidad del asiento. El objetivo: mantener la temperatura del huevo por encima de 25-27ºC, (por debajo de esta temperatura el  desarrollo del embrión cesa por completo).
 
 
La cáscara de los huevos está adaptada para soportar el peso del progenitor que lo incuba, conservar la humedad, permitir el intercambio gaseoso, y hasta proteger a sus habitantes de algunos depredadores, pero…. Solo presenta un pequeño problema: ¿Cómo salir de esta pequeña prisión cuando llega el momento?
 
 
Para ello el polluelo cuenta con dos valiosas herramientas que luego se atrofian o se desgastan: aquello que se conoce como “el diente del huevo”, situado en el extremo superior de la mandíbula, y unos fuertes músculos de eclosión, en la parte posterior de la cabeza y del cuello, para hacer fuerza. El tiempo que trascurre entre la primera hendidura, y la salida del huevo, puede ser muy variable: desde unas cuantas horas, a 6 días en el albatros (¡todo un record en salir del cascarón!).
 
Macho F9, reemplazando a Panchita en la incubación.
Fotografía de G. Perrodin tomada el 28/05/16, a más de 300 metros de distancia
 
El 26 de mayo, según los cálculos de Gilles Perrodin, se cumplen los 36 días de incubación en el nido de Panchita, así que, si todo iba bien, el nacimiento del primer pollito tendría que producirse en los próximos días. A partir de ese momento, Gilles intensifica el seguimiento del nido, y las visitas se hacen más prolongadas. El 3 de Junio, sobre las 2 menos cuarto de la tarde, se encuentra a Panchita incubando, en el momento de su llegada. El macho aparece a las 3 y media con una rama, y Panchita aprovecha su regreso para levantar el vuelo, aunque su compañero no toma el relevo, y también se va…. Gilles ya se había quedado preocupado en su anterior visita;  la incubación estaba durando demasiado, y no tenía muy claro qué consecuencias habrían tenido sobre la puesta, las lluvias torrenciales de los últimos días.
Por suerte para Gilles, el periodo de incertidumbre no dura demasiado: Panchita regresa a los 3 minutos, y se pone a comer un resto de pescado, a la vez que da sus primeras cebas. A las 4 menos cuarto termina de comer, y vuelve a tumbarse en el nido, así que por lo menos, se constata la presencia de un pollito,  nacido el día antes, o en las últimas horas. ¡Qué buenas noticias!


 
 
 
Después de 15 días de duro trabajo, para dejar el nido en perfectas condiciones, por fín, el 20/04/16,  PANCHITA pone su primer huevo
 
 
 
A pesar de los destrozos del invierno, y que la ubicación del nido no es muy buena,  Panchita ha acabado decantándose por el macho F9, su compañero del año pasado.
 
 
Esta imagen fue tomada por Gilles Perrodin el 11 de febrero, así que fijaros la cantidad de viajes que nuestros amigos tuvieron quedar, para dejarlo convertido en un verdadero hogar
 
La elección de Panchita, se ha convertido en un nuevo motivo de preocupación para Gilles Perrodin, ya que una ausencia del nido más prolongada de lo normal, en un periodo tan crítico como la incubación, o los primeros días de vida de los pollos, podría dar al traste con toda la estación reproductora.

A Gilles Perrodin tampoco le gustan los lunes…
Durante los días festivos, aumenta la presencia de gente en el bosque de Orleans, y con ello las posibles interferencias sobre los nidos ocupados, a pesar de que el tráfico rodado está prohibido los domingos. Aunque a casi nadie le gustan los lunes, para Gilles Perrodin que ya está jubilado, este día de la semana sigue estando en la lista negra,   ya que casi todos los problemas que tienen lugar en las zonas de reproducción, tienen lugar durante el fin de semana.  

 
 
 
Desde hace varios días, Gilles Perrodin tenía algunas dudas sobre la verdadera ocupante del nido del 2014, hasta que al final, pudo confirmarlo. Se trataba de una hembra como Panchita, con el plastrón muy marcado,  pero sin anillar.
 
Se supone que es la misma hembra que utilizó el nido el año pasado, y que ha aprovechado la mínima ausencia de Panchita para recuperarlo.

Pero las nuevas pesquisas de Gilles Perrodin y Francis Couton, no tardaron en dar sus frutos, así que ya sabemos dónde está ahora Panchita.
 
06/abril/2016. Fotografía de Gilles Perrodin. Panchita aportando ramas al nido del 2015, en compañía de un macho

 
 
Panchita ha regresado al nido del 2015, y parece que la pareja está consolidada… aunque tratándose de Panchita..... esperemos que este sea por fin, su hogar definitivo


 
 
 
 
 
Panchita fotografiada por Gilles Perrodin, en su nido “de siempre”, el 24/03/16
 
 
Todo iba bien en el nido del macho 8R, hasta que el 17 de marzo (inusualmente tarde para lo que normalmente acostumbra),  regresó 8V,  su verdadera propietaria, lo que supuso un nuevo desahucio para Panchita.
 
 
 
 
Después de varios días sin saber de ella, Gilles Perrodin localizaba a Panchita el 21/03/16, instalada en el mismo nido que ocupó entre los años 2012 y 2014, aportando ramas, y aparentemente sola.

Recordemos que el año pasado, después de que Panchita lo abandonase definitivamente, este nido había sido ocupado por una hembra sin anillar y el macho 3J, desde el mes de mayo hasta el final de la temporada, pero no llegaron a reproducirse, quizás porque el macho todavía no era sexualmente maduro.

Este año, el 25 de marzo, Panchita vuelve a tener compañía. Se trata de un macho que lleva una anilla de color naranja en su pata derecha, aunque todavía no sabemos si se trata de 3J, el mismo que ocupó el nido el año pasado.

Por fin parece que Panchita ha encontrado una pareja estable. Gilles ha confirmado la existencia de cópulas, intercambios de pescado, nuevos aportes de ramas y hierba al nido;  y sobre todo, una férrea defensa del mismo, por parte de sus ocupantes, ante los ataques de posibles intrusos , que el 29 de marzo fueron particularmente intensos, llegando a contabilizar interacciones entre 5 individuos diferentes, en poco más de una hora.

Pobre Panchita; esperemos que esta vez sea la definitiva, porque a unos 8 kilómetros de allí..

 
El 1 de abril, Gilles observa como un macho aporta ramas en el nido de Panchita del 2015, aunque por suerte, parece que ella ya ha elegido Pareja. Para Gilles Perrodin, esta sería la decisión más acertada, ya que el emplazamiento de su antiguo nido, resulta mucho más seguro, ante posibles molestias de otro tipo de intrusos…
 
Mientras tanto en Ravoir, todo vuelve a la normalidad, después de que 02 y 8Z hayan vuelto a darse el “si quiero” el 16 de marzo, después de 8 temporadas de convivencia, en el nido más glamuroso de todo el bosque de Orleans.

 
 


 
 
 
 
8Z fotografiado por Gilles Perrodin el 15/03/16
 
Parece que el macho 8Z se encuentra en plena forma, y después de algunos días de incertidumbre, 02 no ha dudado volver a emparejarse con su compañero habitual, a pesar de que los resultados de los últimos años no hayan sido demasiado buenos. ¿Qué es lo que verdaderamente importa a la hora de elegir pareja? ¿El emplazamiento del nido, la atracción por un antiguo compañero, el tamaño y frecuencia de las ofrendas… o el estado anímico de cada ejemplar? Los vagabundeos al principio de la temporada, son habituales, pero pueden ser rupturas momentáneas, como en el caso de 02, o provocar cambios definitivos de pareja o lugar de reproducción… y en eso Panchita es toda  una experta.. Ah... l'Amour


 
 
12/03/16. Fotografía de Gilles Perrodin de la hembra L4 y el macho sin anillar en Ravoir

 
A estas alturas del “Vaudeville”, los ornitólogos franceses todavía no tienen muy claro, quienes van a ser los ocupantes definitivos de este resort de lujo… así que hagamos un poco de memoria

 
o  Entre el 22 de febrero y el 7 de marzo, Panchita ha sido la reina indiscutible del nido de Ravoir, acompañada del “macho sin anillar” desde el primer día.
o  Con la llegada de L4, su compañera habitual, aumenta el trabajo para el macho, que sigue cortejando a las dos hembras con la misma intensidad, en sus respectivos nidos.
o  Entre el 7 y el 12 de marzo, Panchita es sustituida por 02, la legendaria hembra de Ravoir, y el macho sin anillar, sigue queriendo aguatar el tipo, como si no hubiese pasado nada… pero al final se decanta por L4
o  Entre el 12 y el 14 de marzo, el nido se queda vacío, así que  L4 y "el macho sin anillar", aprovechan para darse un caprichito, creando gran confusión entre los visitantes del observatorio.

L4, la esposa oficial del macho sin anillar (Casanova para los amigos),  fotografiada por F. Couton desde el observatorio

o El 14 de marzo, por fin hace su aparición 8Z, la pareja oficial de la hembra 02, pero…..  ¿Dónde se habrá metido ahora O2? Suponemos que dejándose querer en cualquier otro nido, por algún macho solitario.

¿Qué hará ahora el macho 8Z? ¿Esperará a 02 para continuar con la legendaria estirpe de Ravoir, o intentará atraer a otra hembra…?
 
 
Mientras tanto, lo de PANCHITA con 8R parece que va en serio
 
Panchita en el nido de 8R. Fotografía de Gilles Perrodin (11/03/16)

 "A principio de la temporada, los machos se instalan en el nido, de espalda, agitando y extendiendo las alas, para atraer a las hembras, e incitarlas a quedarse. Todos lo hacen, incluso los que comparten el nido con su pareja habitual, aunque en ese caso, esa etapa del cortejo es mucho más corta".
 
Nuestra amiga no se separa de su antiguo pretendiente, aporta ramas a su nuevo nido, y Gilles Perrodin ha podido presenciar alguna que otra cópula exitosa.
 

 
 
 
Como ya nos temíamos, el regreso de O2 el pasado 7 de marzo, ha trastocado todos  planes de Panchita, que se ha visto obligada a abandonar el confortable nido de Ravoir, un año más….

Fotografía de Francis Couton, en la que puede verse perfectamente la anilla naranja de la hembra O2

Al que pareció darle igual fue al “macho sin anillar”, que siguió ejerciendo el papel de consorte en los dos nidos…. A pesar del cambio de hembra

07/03/16. Intento de cópula entre el macho sin anillar y la hembra 02. Fotografía de Gilles Perrodin
 
Debe ser difícil contentar a dos hembras a la vez, o puede que,  simplemente,  nuestro querido Don Juan haya perdido interés por O2 (el 9 de marzo,  un visitante habitual del observatorio pudo contemplar como 02 se desgañitaba desde su posadero, intentando llamar la atención, mientras el “macho sin anillar” se dedicaba a hacer la toilette sin inmutarse, posado en uno de los árboles muertos del estanque). Esperemos que su querido 8Z no se retrase..
 
 
Mientras que O2 tiene que seguir  pescando para conseguirse el sustento… La bella Panchita ha decidido  llamar a otra puerta….

 
En la fotografía puede verse a Panchita posada en la percha del nido de 8R, el macho con el que mantuvo un intenso  romance el año pasado, incluso después de la llegada de su compañera habitual 8V (Gilles Perrodin, 10/03/16)
 
Por desgracia para Panchita, la llegada de 8V es inminente, así que mucho nos tememos que este no va a ser su domicilio definitivo.
F9, la pareja de PANCHITA del año pasado, nunca ha regresado al bosque de Orleans antes del 17 de marzo, así que mucho nos tememos que, un año más, la vida amorosa de Panchita  va a mantenernos en vilo hasta bien entrada la primavera.


 
 
 
05/03/16. Intento de cópula entre el “macho sin anillar” y Panchita, en el nido de Ravoir. (G. Perrodin)

Sucesivas visitas al nido ocupado habitualmente por el "macho sin anillar", y al observatorio, confirman que este macho frecuenta a las dos hembras en los dos nidos. Con el tiempo, podremos saber a cuál de las dos hembras da prioridad, y que ocurre con el regreso de los verdaderos propietarios del nido de Ravoir.
 
 
04 de marzo de 2016   (Gilles Perrodin)
“Antes de ir al observatorio, me acerqué a ver el nido del “macho sin anillar” que acompañó a Panchita desde su llegada, y pude distinguir a través de la vegetación,  a una pescadora, sin poder verificar si era el macho o la hembra. Al llegar al observatorio sobre las 14:30, me encontré con Panchita,  posada junto al nido,  bajo la lluvia. En torno a 15:15, ella comenzó a piar,  y a las 15:35, el “macho sin anillar” apareció por el lado izquierdo del estanque,  sin pescado,  con la intención de aparearse sobre el nido. Después de la cópula, el macho abandonó el nido,  y Panchita volvió a su posadero en silencio.
El frío me obligó a abandonar el observatorio a las 16:00 horas, pero antes de irme a casa, volví a pasar por el verdadero nido del “macho sin anillas”, aunque la abundante vegetación que hay alrededor del nido, dificulta la identificación de las aves.
A través de las ramas, pude ver un ejemplar posado, pero no podía distinguirle las patas, y hacerle fotos iba a resultar bastante difícil.
Pude comprobar que se trataba de la hembra, porque justo después localicé al macho posado algo más lejos que ella, comiendo un pescado.
La hembra probablemente ya había comido, porque reposaba tranquila y en silencio. No volví al observatorio, pero estoy seguro de que el macho compartió su comida también con Panchita.
Tendría que poder observar los dos nidos al mismo tiempo, para confirmarlo, pero es muy probable que el macho sin anillar pesque para las dos hembras, y esté copulando con cada una de ellas, situación que podría durar hasta que alguno de los propietarios del nido de Ravoir (02 o 8Z) regresen
”.

 Panchita y el macho sin anillar, durante una de sus cópulas. Imágenes de Gilles Perrodin
 
8R, el macho que compartió el nido de Ravoir con Panchita el año pasado, sigue estando solo en su nido, esperando la llegada de su compañera habitual, 8V.

 
 
 
 
 
 
 
 
02/03/16. Panchita soportando estoicamente el frio y las precipitaciones en forma de aguanieve, posada en uno de los árboles secos del estanque, fotografiada por Gilles Perrodin.
 
 
 
29/02/16. Fotografía de Bruno Raffy. Panchita en vuelo, y el macho sin anillar en el nido del observatorio
 
Hasta el día de hoy, parecía que todo iba “viento en popa” el nido de Ravoir, entre Panchita y el macho sin anillar. Algunos visitantes del observatorio, como Bruno Raffy,  habían comprobado aportes de pescado, e incluso Gilles Perrodin había sido testigo de una posible cópula, hasta que la compañera habitual del macho sin anillar ha hecho su aparición, y éste ha regresado a su antiguo nido, abandonando a Panchita definitivamente.

 
Fotografía del macho sin anillar aportando hierba a su antiguo nido, ante la presencia de su compañera habitual (Gilles Perrodin)

Si la hembra 8V no aparece en los próximos días, puede que asistamos a un nuevo romance entre el macho 8R, ya de vuelta, desde finales de febrero, y PANCHITA…
¿Volverá a sonar la música en el estanque?  

 
Fotografía de Gilles Perrodin, realizada el 28/02/16
 
Panchita se ha convertido en la reina del estanque, desde su llegada al bosque de Orleans, el pasado 23 de febrero, aunque este año ya ha disfrutado de la compañía masculina, desde el momento de su llegada.
 
 
El estanque de Ravoir, con los árboles muertos emergiendo del agua;  punto de encuentro de las águilas pescadoras del bosque de Orleans, y de todos sus admiradores
 

 
Fotografía de la bella Panchita realizada por Francis Couton desde el observatorio, el 25/02/16
 
 
Macho sin anillar fotografiado por Gilles Perrodin el 25/02/2016, en el estanque de Ravoir
 
Además de 8R  (el macho que protagonizó el año pasado, un affaire extraconyugal con Panchita), este macho sin anillar,  es otra de las águilas pescadoras que frecuenta la compañia de Panchita desde su llegada. ¿Se convertirá en su nuevo pretendiente?

 




Ver otras noticias


Patrocinadores

PATAGONIA

Colaboradores

Ence
DCL Informática